Ordenador a medida

PC a medida

¿Quieres montarte justo el Pc que mas se ajuste a lo que necesitas? ¿Te ayudamos con tu elección de componentes, con el montaje o con lo que nos pidas? 

¿Te preocupa pedir piezas sin saber luego sin van a tener problema de compatibilidad y su rendimiento real? ¿Y los famosos cuellos de botella? 

Cuéntanos que necesitas, tu presupuesto y un poquito tus gustos y preferencias. Tanto en AMD como Intel componemos desde lo más básico hasta equipos muy personalizados y de gran rendimiento. 

Contáctanos para más información por el medio que te sea más cómodo (WhatsApp, teléfono, mail, visita, …)
O si quieres un poquito más de historia e información, sigue leyendo sobre algunos trabajos y aclaraciones sobre este estupendo mundo.

Índice

LOS COMPONENTES DE UN PC

Para los que comenzáis en este mundo de realizar vuestro ordenador a piezas, sin querer entrar en temas muy técnicos, que mejor que hacer una breve explicación de los componentes más importantes con los que se hace.

De esta forma, ante cualquier problema que podáis tener, seguramente podrías detectar a que se debe. Al menos tener una idea. Ya que como es normal, en ocasiones es necesario un diagnóstico más profundo.

Los ordenadores montados, si los compráis en sitios especializados y de confianza, tendréis la garantía de estar realizados por personal que conoce bien sus componentes, las compatibilidades, las mejores marcas. Y conseguirás mejor precio que comprar un PC de los mal llamados de marca (tipo Hp, Acer, Lenovo, etc.).
No somos ventajistas con esta afirmación. Puedes comprobarlo tú mismo viendo las miles de opiniones existentes en la red. Las marcas al final buscan hacer sus equipos con el mínimo coste posible. Si quieres profundizar en nuestra opinión, este es nuestro enlace a nuestro artículo en el blog (ver artículo)

 

PROCESADOR

Comencemos por el componente en torno al que gira gran parte de la elección posterior del resto de piezas, el procesador (CPU).

Se la llama comúnmente el cerebro del ordenador. Aunque no solo hace tareas de un cerebro común, ya que no solo piensa, también ejecuta. Podríamos escribir un libro, como de cualquier componente, para explicarte sobre su funcionamiento. Pero justo este artículo no va de eso.

Los dos principales fabricantes de procesadores para ordenadores, hoy en día, son Intel y AMD.

Intel, hasta hace unos años, era la gran reina y casi monopolizaba el mercado. De hecho, comprar un AMD se asociaba a comprar procesadores baratos y de bajo rendimiento. Y algunos AMD, en su día, incluso sufrían problemas de excesivo calentamiento.

Desde 2016, con la salida de la gama Ryzen en AMD, la cosa ha ido cambiando bastante. Tanto que, en enero de 2021, AMD superó por primera vez en cuota de mercado a Intel en procesadores para ordenadores de sobremesa.

Las diferencias entre uno y otro, y las ventajas de comprar una CPU Intel o AMD en la actualidad os las resumiremos en un próximo artículo del blog.

Comparativa Venta CPU Intel AMD

Para elegir cual es el procesador más apropiado para tu equipo, siempre debes tener en cuenta el uso que le quieres dar. Elegir lo mejor siempre es un valor seguro, pero no siempre merece la pena pagar de más si luego no le vas a sacar su rendimiento.

A modo muy resumido, si tu uso va a ser ofimática en caso u oficina, con un Intel i3 10100 o Ryzen 3 (ambos 4 núcleos), tendrás procesador suficiente, todo ello acompañado de un buen equilibro de otros componentes.

Si tu uso es algo más medio-avanzado, con uso de programas de diseño, juegos gaming o simplemente quieres que vaya más holgado en cualquier tarea, los AMD Ryzen 5 de tercera (3500, 3600, …) o cuarta generación (5600, por ejemplo), son compañeros ideales para ello.

O la opción en Intel, los i5 de 11ª generación parten de 6 núcleos con 12 hilos (subprocesos). Y tienen una relación prestaciones precio fenomenal. Lo cierto que Intel, sin dar un salto abismal, algo se ha puesto las pilas.

Y si aún necesitas emociones más fuertes, o tu trabajo lo requiere, para usuarios avanzados partirías de los Intel i7 de 11ª generación o AMD Ryzen 7 (5800, 5900, etc). Ojo siempre con la generación que eliges de CPU, ya que aunque puede sonar igual, no es lo mismo un i7 de octava generación que de décima.

Tienes las opciones más extremas en Intel i9 y Ryzen 9. Puede ser posible que lo necesites o simplemente quieras ese. Genial. De cualquier forma analiza si realmente te merece la pena la diferencia de precio que tienen esta gama de CPU, que suelen ser algo más elevadas.

PLACA BASE

Podría competir en importancia con el procesador, ya que es en ella donde van conectados todos los componentes, incluido el procesador.

Pueden tener diferentes tamaños, siendo esto una de los cosas importantes a la hora de elegirla (más bien porque si no, puede que no te coja en la caja que elijas 😉 )

Del más pequeño al mas grande, sus tamaños son: Mini-ITX, Micro-ATX, ATX (tamaño completo) y E-ATX. En la actualidad el formato Micro-ATX ha crecido en bastante popularidad y es muy usado, quitándole porcentaje de uso al ATX.

Una vez tendríamos claro el tamaño apropiado, como con el procesador, debemos elegir entre placas para Intel o AMD.

Dentro de Intel, en 10ª y 11ª generación el socket que se utiliza es el LGA 1200. Este socket es el zócalo o espacio donde va el procesador. En AMD su socket actual utilizado es el AM4.

Luego, como siempre decimos, dependiendo del resto de componentes y de tus necesidades, está la elección del chipset de la placa, siendo los más comunes:

INTEL: Z590, B560, H570, H510 (socket 1200).

AMD: X570, B550, B450, A520, A320 (AM4)

Muy resumido, para montajes de gama alta, podrías elegir los chipsets X570 o Z590. Para gaming o equipos avanzados, B560 o B550. Y nuestra opinión es, que por la diferencia de precio y por la importancia que tiene la placa base en el funcionamiento del equipo, nunca aconsejamos montar los chipsets básicos, como el A320 o H510. Eso se lo dejamos para los que llaman pc de marca, que así van luego de rendimiento 😉

MEMORIA RAM

Es otro componente esencial en la elaboración de tu ordenador y sin ella, el equipo no puede funcionar.

Normalmente se monta en módulos pares y a grandes rasgos, se usa para la comunicación de los datos entre el software y el procesador. Estos datos o información desaparecen por completo cuando se apaga el equipo, siendo una memoria efímera, al contrario que los discos duros.

En ocasiones se confunde la memoria RAM con el almacenamiento del equipo, por aquello de su parecido en la medición (Gb) o quizás por ambas llamarse memoria (RAM o de almacenamiento)

Por lo general, a mayor memoria RAM, mas fluido irá el equipo. Es decir, podremos tener mas tareas funcionando a la vez, que algunas de ellas vayan más rápidas e, incluso, que algunas puedan llegar a funcionar, ya que la mayoría necesitan un mínimo de RAM para cargarse.

Actualmente las memorias RAM más utilizadas son las DDR4 y las puedes encontrar en dos tipos de módulos, que se diferencian a simple vista por su tamaño. La más grande, llamada DIMM es de 288 pines y se usa normalmente en equipos de sobremesa. La de tamaño mas pequeño, o SODIMM es de 260 pines, se suele usar en portátiles o equipos mini.

Muy por encima, diríamos que lo mínimo hoy día es partir de 8 GB de RAM, que es suficiente para un uso en casa u oficina. Lo ideal sería contar con 16 GB si quieres jugar, retocar fotos, renderizar… E incluso si está acorde con el resto de los componentes y tu presupuesto lo permite, montar 32 GB ya es muy habitual.

La RAM tiene también otras características importantes como son su frecuencia (que es básicamente la potencia de dicha memoria), la latencia (la cantidad de tiempo que tarda la información en desplazarse) o el voltaje (siendo lo habitual 1.5 voltios o 1,2V). Pero como estas características dan para un capítulo completo, lo emplazamos a una próxima explicación mas profunda que te enlazaremos por aquí.

DISPOSITIVOS DE ALMACENAMIENTO

Los dispositivos de almacenamiento internos, o comúnmente llamados, discos duros, son los encargados de almacenar y guardar los datos en tu ordenador. Es decir, todos los archivos, fotos, programas, videos, etc. De ahí la importancia de la calidad de estos.

Es uno de los componentes que mas ha avanzado en los últimos años, y gracias a esto, el rendimiento de los equipos ha mejorado muchísimo. Con el auge del uso de servicios en la nube (Dropbox, Google Drive, …) y otros servicios de pago por visión, como Netflix, HBO u otras plataformas, muchos usuarios ya no buscan tanto la capacidad de almacenamiento del disco duro como elección de compra, siendo quizás la más demanda la velocidad del disco duro.

La salida al mercado de los discos SSD (discos de estado sólidos), con una velocidad muy superior al tradicional mecánico o magnético, ayuda en esta elección y a conseguir las velocidades y rendimientos deseados.

Los discos SSD no solo tienen como principal atractivo su velocidad de escritura y lectura, lo que repercute en un menor tiempo de acceso a los programas, mayor rapidez de apertura de los archivos, menor tiempo de guardado, etc, si no también en que son más fiables en medio plazo que el disco duro mecánico.

Al no tener partes móviles en su interior, es más resistente a accidentes y golpes fortuitos, debido a, por ejemplo, caídas del equipo o que le demos una patada fortuita a nuestra caja 😉 Esto antiguamente era una de las averías mas comunes, ya que un movimiento brusco del Pc, podía ocasionar una rotura del disco duro con más facilidad de la que los fabricantes nos indicaban en sus estadísticas.

También son mas silenciosos, por la misma razón de no tener partes móviles.

Pero claro, no todo son ventajas, también, como toda tecnología reciente, son más costosos. A igual capacidad, están aún bastante por encima en precio de un disco duro mecánico, pero por rendimiento te aseguramos merece la pena. No lo dudes. Al menos para el disco duro principal del equipo elige siempre un sólido.

También tienen alguna otra desventaja, como que resisten menos las altas temperaturas (habría que vigilar eso, depende del entorno que quieras poner tu ordenador) o que ante las tan temidas subidas de tensión o cortes eléctricos repentinos, sufren mucho más y puede llegar a quedar totalmente inutilizados.

Dentro de los SSD internos existen varios tipos, dependiendo de su tipo de conexión y tamaño. Sin entrar en detalles técnicos de cada uno (lo dejamos para una explicación más en detalle), los habituales actualmente son:

  • Discos SSD 2.5”, con conexión SATA
  • Discos SSD mSATA
  • Discos SSD M2 y M2 NVME

Como te indicamos, como justo aquí no toca, en próximo artículo te explicamos las diferencias y características de cada tipo de SSD.

CAJA o CHASIS

La caja, chasis o gabinete, depende como quieras o estés acostumbrado a llamarla, realmente no es un componente imprescindible 100 % de un ordenador, ya que el Pc se podría poner a funcionar sin ella (si tienes sitio adecuado para ello, claro está).

Eso si, como podías tener de polvo y suciedad en dos días los componentes, tendría que ser para verlo. Y que no te quede duda, al no estar protegidos, mucho más riesgo de que la vida de estos sea muy limitada.

Para empezar, habrás escuchado muchas veces que no solo elijas la caja basándote únicamente en su aspecto, en que sea más o menos bonita. Por supuesto que, si para ti es importante, elijas una que te guste, ya que la vas a ver todos los días 😊

Pero no es lo más importante. Elegir una caja no es tan sencillo como parece, ya que hay cientos de alternativas. Lo más fácil, ir descartando lo que no nos vale.

Comienza primero por el tamaño de chasis que vas a necesitar, en función de que necesitas montar en su interior (si vas a montar refrigeración líquida o por aire, el tipo de gráfica ya que hay algunas de tamaños bastante grandes, si quieres en el futuro seguir ampliando o no e incluso si vas a querer que tenga separación por zonas).

En función de su tamaño, las cajas de ordenador más comunes se dividen en:

  • Torre (tamaño completo), media torre, cajas mini ITX y SFF (Factor de forma reducido).

Las torres completas, por su tamaño, permiten mayores posibilidades de ampliación y personalización. Admiten placas base ATX, que, aunque hoy en día han perdido protagonismo, siguen siendo una excelente opción si necesitas mayor cantidad de puertos PCI o incluso instalar varias tarjetas gráficas en modo SLI o Crossfire, que, aunque no es ya común, depende de la necesidad.

Realmente, el estándar de torre completa no es frecuente verlo hoy en día, habiendo sido sustituido por las semitorres o cajas ATX (aquí no paran de inventar nombres). Son quizás las más comunes, sobre todo en equipos gaming.

Este tipo de caja sigue teniendo el tamaño suficiente para una buena refrigeración interna (algo muy importante), y buenas posibilidades de adaptación del resto de componentes.

Las minitorres o mini ITX sería una adaptación de la anterior para sitios con poco espacio. O simplemente que no necesites una gran caja ocupando un buen rincón. En estas debes tener en cuenta el tamaño de la placa base que elijas, ya que no soporta placas ATX, debiendo elegir placas mini ITX o micro ATX.

En estas tampoco pretendas instalar, si es lo que necesitas, una tarjeta gráfica de las más potentes ya que, sencillamente, en la mayoría de los casos, no entrará. Ni refrigeraciones liquidas completas de varios ventiladores. Como mucho una pequeñita de las llamadas AIO, en el mejor de los casos.

Pueden ser una buena elección si tu espacio es limitado y no tienes grandes requerimientos de ampliación. Pero solo por eso.

Otros aspectos, no tan imprescindibles, pero que puedes tener en cuenta para conseguir la caja perfecta de tu ordenador a medida son:

  • Si quieres que tenga iluminación integrada RGB o no.
  • Que tipo y cantidad de conexiones tiene (puertos USB, si tiene USB-C, que tomas de audio tiene). Además, piensa donde vas a colocar la torre para ver que te interesa más, si las conexiones USB quieres tenerlas en el frontal de la caja o su parte superior. Dependiendo de la necesidad podrás decantarte por unos modelos u otros.
  • Si la construcción permite un montaje interno y externo de los componentes sin herramientas, es decir, con tornillos y soportes que no necesitan destornilladores.
  • Si viene con las bahías necesarias para los discos duros que quieres montar y trae zonas de montaje para SSD (en la actualidad, es raro que no lo traigan).
  • Cuantos ventiladores trae o cuantos permite ponerle.
  • Hoy en día suele ser frecuente, en muchos modelos, que incorporen filtros de polvo.
  • Si necesitas o te gusta ver el interior del ordenador, con lo que optarás por los modelos con vidrios templados en sus laterales o incluso en el frontal. Cuidado con esto último, ya que la construcción de algunos, muy bonita del vidrio en la parte frontal, en cajas mal construidos, no permite una correcta refrigeración de tu flamante ordenador a medida.

TARJETA GRÁFICA

La tarjeta gráfica en un Pc, que puedes encontrar su nombre como GPU (Graphics Proccesing Unit), dependiendo la configuración que hayamos montado o necesitemos, puedes encontrarla como dedicada o integrada. En una definición muy básica, es la encargada de que veas las imágenes en tu monitor, transformando los datos binarios que le llegan y pasándolos a imágenes.

Cuando hablamos de gráficas integradas, nos referimos a que la gráfica va incluida en el procesador, por lo que no necesita ponerle una gráfica dedicada. Ya con la definición de la integrada, sabríamos lo que es una dedicada, que se refiere a cuando la gráfica es una pieza aparte e individual al procesador, que en la mayoría de los casos irá conectada a uno de los slots de la placa base (pci-e).

Por regla general, las gráficas integradas en el procesador sirven para trabajos que no requieran muchos requerimientos gráficos (ofimática, juegos básicos, navegación por internet, etc.). Pero si lo que buscamos es un buen rendimiento y exigencia gráfica, como podría ser de un ordenador destinado a diseño o juegos, necesitarás si o si, una tarjeta externa o dedicada.

Es una regla simple. El procesador es capaz de realizar ciertos procesos gráficos si no tienen alta exigencia, pero para no saturarlo, si se busca rendimiento, dicha potencia se busca con otro componente auxiliar (tarjeta dedicada).

Pero ojo al elegir el procesador. Que no por esta razón todos los procesadores incluyen gráficos integrados. En Intel, por ejemplo, cuando veas un procesador que su nombre acaba en F (i5 10600kf), con esa letra ya sabrás que no tiene los gráficos integrados, por lo que requerirá si o si una gráfica independiente. En AMD, en la serie Ryzen, se suele utilizar la letra G para identificarlos en los ordenadores de escritorio y la U para los portátiles.

En fabricantes de gráficas conocerás o te sonarán actualmente dos grandes monstruos. NVIDIA y AMD, pero ojo con Intel que ya tiene sus modelos y aunque aún bastante verde en el tema, quiere venir a hacer guerra.

La cuota de mercado aproximada es de un 80 % de ventas de gráficas de NVIDIA y un 20 % de gráficas AMD, si hablamos de gráficas dedicadas.

El dato que más se suele mirar al comprar una tarjeta gráfica es su cantidad de memoria. Y no es para nada un mal dato, ya que es indicativo, pero grábate esto a fuego, no por tener más memoria quiere decir que es mejor gráfica ni que rinda mejor.

El primer dato que mirar y más importante es el chip gráfico de la tarjeta (GTX 1650, RTX 3060, RTX 3090, …). Pero otro pero, no solo te quedes con eso, ya que dentro de ese chip encontrarás versiones mejoradas del mismo (como TI, SUPER, …). Como toda esta información y detalles de la gráfica daría para una web entera, quédate con lo básico y mira siempre un poco las especificaciones antes de elegir, que dependiendo del ordenador a medida que quieras, puede ser uno de los componentes mas importantes del mismo.